El funeral

1. Civil

Se caracteriza por no ser muy utilizado en países de religión católica como la nuestra. Al carecer de homilía es un acto muy breve, en el que alguno de los familiares más cercanos o uno de sus mejores amigos dice unas palabras acerca del fallecido. Tiene un marcado carácter práctico, y es una simple despedida sin demasiados rituales.

2. Religioso

El más utilizado por la comunidad cristiana. El ataúd es llevado al interior del templo por amigos y familiares. Si estos no quieren o no pueden portarlo, serán los encargados de la empresa funeraria quienes llevarán el ataúd al interior de la iglesia. El ataúd es colocado al pie del altar con los pies mirando hacia el altar. Si es militar o de alguna profesión con uniforme, puede ponerse su gorra, espada o alguna pertenencia de este tipo encima del ataúd, al cual en determinados casos cubre la bandera de la nación u otro tipo de enseña. Además puede mantener una escolta con colegas o camaradas del difunto.

Ceremonia

En la iglesia, los familiares se sitúan en los primeros bancos, los más cercanos del altar. El resto de asistentes llenarán el resto de los bancos, y si la afluencia de gente es muy grande, se permite "invadir" los laterales de la iglesia y otras zonas de paso (sin llegar a taponar la iglesia). Los asistentes a la ceremonia, deben llegar antes que el féretro. Mientras que los familiares, deben llegar tras del cortejo fúnebre. Todos los asistentes deberán esperar dentro del templo, tanto al féretro cuando entra, como a la salida del mismo. Una vez que sacado el féretro de la iglesia se establece la línea de pésame, generalmente a las puertas de la iglesia.

Consejos

En la línea de pésame se ponen solamente la familia directa (cónyuge e hijos, y en determinadas ocasiones algún otro familiar). Durante la ceremonia se hace la señal de la cruz sobre el féretro con el incensario, y se salpica de agua bendita. El vestido puede ser luto riguroso (todo de negro) o la elección personal de cada uno. Al finalizar la ceremonia el féretro es trasladado al cementerio, donde tras el último responso, es enterrado (se le da cristiana sepultura). Como recuerdo, se suelen hacer unas tarjetas recordatorio para agradecer el apoyo recibido (aunque es una costumbre que se ha perdido entre las nuevas generaciones).

En el caso de incineración, no hay comitiva ni traslado al cementerio, sino que todos los pasos para la incineración se suelen hacer en las propias instalaciones del tanatorio o aledañas.

Todo en el universo está sujeto al cambio. Hay solo una excepción: la muerte siempre sigue a la vida.
- Han Shan

litenDesarrollado y mantenido por WEBMEDIALAB.CL  - © Algunos derechos reservados - Términos de usoFutrono (lugar de humos: mapuzundung).