La Competencia Animal del Modelo Neoliberal

Actualmente la mayoría de las organizaciones tanto públicas como privadas, en este modelo económico neoliberal, se ven enfrentadas a tres situaciones que son constantes y durables en el tiempo. Primero, se desenvuelven en un escenario muy competitivo. Segundo, siempre las empresas poseen restricciones presupuestarias, es decir, siempre los recursos son escasos y las necesidades son múltiples, y tercero, el entorno en el que de mueven es muy cambiante.
El Modelo Económico Neoliberal que impera a nivel mundial es extremadamente competitivo. Como fruto de esa competencia extrema los más perjudicados casi siempre son las pequeñas y medianas empresas, los trabajadores y el medio ambiente. Hoy por hoy el modelo económico de libre mercado o neoliberal, es extremadamente competitivo en términos de que las empresas deben sobrevivir en el mercado compitiendo con las demás empresas que participan. Las empresas poseen dos formas o estrategias para competir, una de ellas es competir sobre la base de fabricar productos con costo bajos, de manera de que ese producto se venda a un precio bajo, para que aumente su demanda en el mercado, y la otra estrategia de competencia es aquella que consiste es fabricar o vender un producto diferenciado o innovador, para tener los beneficios de ser el único vendedor de ese producto, pudiendo cobrar un precio más alto hasta que el producto sea copiado e ingresen más competidores hasta que el producto baja de precio.

En el contexto de competencia extrema, tanto como los trabajadores y aquellas personas que poseen una microempresa, constantemente deben capacitarse, de lo contrario son absorbidos por la competencia extrema del mercado, en donde predomina la ley de la selva, el más fuerte sobrevive. Capacitarse implica poder estar al día y actualizado acerca de los requerimientos, de manera de poder seguir estando vigente y con las herramientas necesarias que permitan estar vigente para el señor mercado. Para el caso de los emprendedores o microempresarios, es necesario estar al día en técnicas de administración, como planificación, organización, dirección y control; hay que estar al día sobre los subsidios que El Estado entrega para fomentar el emprendimiento, en donde organismos como el SENCE (Servicio Nacional de Capacitación y Empleo), SERCOTEC (Servicio de Cooperación Técnica), aparte de los distintos programas como PRODESAL (Programa de Desarrollo Local) del INDAP (Instituto de Desarrollo Agropecuario) poseen planes que son de gran ayuda.

Esta competencia animal, impacta directamente en el accionar de los trabajadores tanto a nivel gerencial, directivos y operarios. Hoy nosotros como trabajadores debemos saber trabajar bajo presión, cumplir metas, poseer habilidades interpersonales, trabajar en equipo, poseer iniciativa propia, tener habilidades comunicacionales y de liderazgo, saber adaptarnos al cambio, trabajar con presupuestos ajustados y con el tiempo muy limitado. Hoy ya no basta con poseer un título universitario, es necesario contar con un Magíster o un diplomado, dominar el inglés, además de poseer las habilidades mínimas para poder competir en un concurso laboral.

A mi juicio creo que es bueno que exista competencia, porque eso motiva que exista la eficiencia, entendida como conseguir los objetivos usando el mínimo de recursos disponibles. Pero el problema radica en que este modelo económico genera un exceso de competencia, es una competencia que está afectando negativamente, impidiendo que las personas puedan tener un desarrollo a escala humana, eso lo podemos comprobar en el sentido de que cada vez más están aumentando las enfermedades asociadas al stress, al cansancio mental, también aumentan las enfermedades de colon irritable, de depresión, etc.

Lamentablemente este modelo económico pone al ser humano al servicio de la economía, debiendo ser todo lo contrario, en donde la economía esté al servicio de las personas, y por último para despedirme, debo decir que este famoso modelito impide que podamos trabajar para vivir, sino que paradójicamente tenemos que vivir para trabajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top