Financiamiento de la Reconstrucción: Menos para los que necesitan más.

Luego de una serie de análisis y cálculos financieros, el Gobierno del Presidente Piñera finalmente diseñó el plan de financiamiento para la reconstrucción de la zona afectada por el terremoto del pasado 27 de febrero.

A 30 días del nuevo Gobierno, sin duda que el trabajo ha sido arduo, en medio de todo la vorágine que conlleva la reconstrucción, en medio del degenerado conflicto de intereses que desde el propio Presidente de la República, pasando por algunos de sus Ministros, y para qué mencionar el pasado “negro” de algunos Intendentes y Gobernadores, han sido foco de…

críticas de algunos sectores, principalmente porque se está afectando la institucionalidad y transparencia del Estado Chileno.

Pero pues bien, vamos a lo que nos convoca. La Reconstrucción. La formula adoptada por el Gobierno, definitivamente fue la que más afecta a los ciudadanos, me refiero a subir los impuestos y a rebajar los presupuestos destinados a programas sociales. Lo anterior implica que muchos programas de gran ayuda social para aquellas personas que pertenecen al quintil 1 y al quintil 2 (40% de la población más pobre) tendrán que ser suspendidos por falta de financiamiento. Sin ir más lejos, en nuestra Región de Los Ríos, el presupuesto del Gobierno Regional (destinado a hacer escuelas, mejoramiento y pavimentación de calles, construcción de postas rurales, etc.) disminuyó en 6.500 millones de pesos. Para qué decir en la Región de La Araucanía, una de las regiones con índices de pobreza más altos del país, el presupuesto de rebajó en 13.000 mil millones de pesos.

Lamentablemente sucede lo mismo de siempre, es decir, menos para los que necesitan más, o dicho de otra forma, más para los que necesitan menos. Ante esta situación una de las primeras interrogantes que me surgen, y que sin lugar a dudas a cualquier ciudadano con sentido común igual le debería surgir, es que ¿por qué no se financió la reconstrucción bajo la lógica que los que tienen más ayuden a los que tienen menos?. Más exactamente me refiero a que perfectamente se podrían haber reunido recursos cobrando impuestos tipo royalties a la gran minería del cobre, o perfectamente se le podría haber subido los impuestos a la industria bancaria, que en el último tiempo han cosechado utilidades millonarias cobrando alto intereses y haciendo fortuna mintiéndole a la gente con publicidad engañosa.

Otro tema que igual causó polémica unas semanas atrás y que curiosamente no fue muy difundido por la prensa especialmente por El Mercurio, es que el Gobierno para la adquisición de materiales para la reconstrucción no realizó ningún tipo de licitación pública (cómo lo ordena la Ley de Compras Públicas), simplemente se le adjudicó de manera directa a los 3 más grandes distribuidores de materiales de construcción  que existen en el país, me refiero a Sodimac, Easy y Construmat. El problema es que una vez más se privilegió a los más grandes, para una compra millonaria. Por qué no se hizo participe a las medianas ferreterías, por qué no se les brindó una oportunidad al pequeño y mediano empresario, por qué sólo en las campañas políticas se acuerdan que hay que ayudar a la mediana empresa, pero en la práctica eso definitivamente no acontece. Aquí creo que se actuó de una forma muy desigual favoreciendo a los gigantes de la Construcción, ¿será porque ellos son amigos del Presidente?, o ¿será por qué algunos Ministros, antes de asumir eran integrantes del Directorio de esas empresas?…

Sin duda que estas prácticas no le hacen para nada de bien a nuestra institucionalidad desde la perspectiva de la Transparencia y las buenas prácticas. Necesitamos un Estado benefactor que vele por la igualdad de oportunidades y aseguré las condiciones mínimas para la libre competencia en los negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top