Cerca de 200 personas rindieron sentido homenaje a cuatro víctimas del caso Chihuio

El funeral (C. Muñoz).

Se trata de los campesinos Rosendo Rebolledo, José Barriga, Narciso García y Sabastián Mora, quienes fueron asesinados en octubre de 1973 por efectivos militares en la… precordillera de Panguipulli. Sus restos fueron entregados el viernes a sus familias, siendo velados en la Casa de la Memoria de Valdivia. Desde allí salió el cortejo fúnebre hasta el Cementerio Municipal.

Durante una hora y media los familiares y amigos de los cuatro ejecutados políticos del Caso Chihuio -cuyos restos fueron entregados a sus familias el viernes, luego de ser verificadas sus identidades- caminaron en caravana desde la Casa de la Memoria hasta el Cementerio Municipal de Valdivia.

Quisieron brindarles un último adiós. Y para eso cuatro carrozas fúnebres y un centenar de personas avanzaron por calle Pérez Rosales, rodearon la Plaza de la República y luego siguieron por avenida Picarte, hasta llegar al cementerio. Durante todo el trayecto -que comenzó a las 13 horas y finalizó a las 14.30 horas- entonaron canciones religiosas, acompañados por dos guitarristas y un acordeonista.

Despedían a Rosendo Rebolledo Méndez, José Orlando Barriga Soto, Sebastián Mora Osses Y Narciso Segundo García Cancino, trabajadores forestales e integrantes del sindicato «La esperanza del obrero», quienes fueron asesinados en octubre del 1973.

Al llegar al cementerio, las cuatro pequeñas urnas con los restos de los hombres fueron bajadas de las carrozas y trasladadas por los familiares hasta un patio en el que fue construido un memorial, una mano esculpida que en su palma sostiene una paloma.

Luego, fueron los hijos y nietos de los ejecutados políticos quienes los recordaron a través de cartas y discursos.

Los hechos
La investigación del Caso Chihuio se refieren al operativo militar de personal de los regimientos “Cazadores” y Maturana” de Valdivia quienes salieron el 7 de octubre de 1973 para realizar un recorrido por los lagos Futrono, Maihue y Ranco, pasando por las localidades de Llifén, Arquilhue, Curriñe y Chabranco, hasta llegar a Chihuío.

Durante el trayecto, los militares detuvieron a 17 trabajadores agrícolas, pertenecientes al sindicato campesino “La esperanza del obrero” del Complejo Agrícola y Forestal Panguipulli, a partir de una lista confeccionada por Américo González Torres, uno de los dueños del fundo Chihuio.

El recorrido culmina la noche del 9 de octubre, en la casa patronal de Américo González Torres, oportunidad en que los 17 trabajadores son trasladados al sector de Baños de Chihuio, momento en que fueron ejecutados.

Días después de la ejecución, los restos de los trabajadores fueron sepultados ilegalmente en el mismo sitio en dos fosas distintas.
Posteriormente, en 1978 y en el marco de la “Operación Retiro de Televisores”, se realizaron exhumaciones clandestinas con el objetivo de hacer desaparecer las evidencias del caso.

En este contexto y de acuerdo a la investigación desarrollada por la justicia, militares de civil exhumaron los restos de los trabajadores, con la ayuda Américo González Torres, haciendo desaparecer sus cuerpos lanzándolos al mar. Sin embargo, en los 90 el SML logró encontrar en Chuihuio restos óseos de las víctimas.

Fuente: soyvaldivia.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =