PESE A DETRACTORES, PROYECTO MOP MEJORA PLAYA DE COÑARIPE

Revuelo y controversia en redes sociales de Coñaripe ha creado una nota aparecida en un periódico digital de la zona. Aquí desglosamos lo sucedido.

DETRACTORES Y CONSERVACIONISTAS AL ATAQUE
En foros de redes sociales y de todas las opiniones a favor, cerca de un 30% de los posteos ingresados se manifiestan en contra, destacando eso sí, una marcada y recurrente intencionalidad orgánica – muchos de los detractores se apoyan mutuamente unos a otros-. La mayoría solo lanzan consignas sin argumentos que las sostengan. Expresan frases por una naturalidad que no es consecuente con la conservación y el cuidado del medio ambiente.
#noalembarcaderoencoñaripe #noembarcadero. El descontento manifiesto solo se centra en la playa y no en  la desprotección y extracción desmedida y sin control de la flora y fauna local; de frutos de temporada, maqui, digueñes, hongos, piñones. O la cacería de especies diversas, la pesca ilegal de trucha salmonada o la intromisión de salmón Chinock en los ríos y las pestes como moco de río, el anta y otras plagas diversas. No, ninguno de estos graves problemas son tema para los supuestos protectores de la ecología local; en cambio la playa es tema primordial.

OTROS TEMAS MAS GRAVES NO EXISTEN
Extraño que no digan ni propongan nada por las propuestas de crear un alcantarillado y una planta de aguas servidas locales que convertirá la hermosa y natural playa en un cacapulco, como ha sucedido en todos los otros lagos regionales. Nada dicen de las lamentables muertes de mochileros que cruzan el rio Linoico para acampar de forma ilegal en la isla Puyuhuapi o que ocupan los humedales por temporadas completas sin control. Extraño que no levanten la voz por la muerte de las Araucarias en el parque Nacional Villarrica o el cercado de playas y la utilización del territorio con fines de lucro y la inevitable contaminación del lago.

LA REALIDAD
Coñaripe es «ocupado» y cooptado por más de 270.000 visitantes cada año. Su playa, sin infraestructura de contención y menos de uso público, sin control de acceso vehicular y de uso de la playa el colapso ecológico y de sustento es inevitable.
Dada esa cantidad de usuarios de la playa, no queda otra solución que delimitar con senderos, accesos e iluminación con el fin de evitar la oportunidad de acampar y defecar por semanas a orillas del lago, entrar con vehículos, cometer delitos en la oscuridad y tener que gastar miles en limpieza en los alojamientos aledaños por el levantamiento de polvo y suciedad ambiental humana lo amerita. Hoy la playa es un sitio eriazo sin servicios ni luminarias ni baños públicos, asientos ni accesos para discapacitados ni espacios para su mantención. Es un lugar que no se ha convenido su utilidad pública en base a su uso por todos como una plaza o costanera y no un sujeto de adjudicaciones de concesiones subsidiarias de intereses políticos y privados, haciendo eco al modelo destructivo de economía de mercado impuesto en Chile desde décadas. La playa es de todos. No de grupos de interés ni sus corporaciones.

EL PROYECTO SE RATIFICÓ CON LA COMUNIDAD
Una parte de la costanera se readecuará con senderos, luminarias, asientos públicos, como una plaza con vista al lago. Esta intervención protectora no afecta los humedales y la fauna local, al contrario, las protege del libertinaje y contaminación humana. El proyecto tiene años de ser evaluado en reuniones con la comunidad, analizado por expertos y profesionales y no puede ser una propuesta que apele al corporativismo que sufren las organizaciones locales al igual que en todo Chile, que solo ven primero el interés de sus socios y clientes y no como base, la comunidad en su conjunto, sin exclusiones.

CONTINUIDAD PARA MEJORAR LA GESTIÓN TURÍSTICA
Así como todos los poblados con ribera en los lagos regionales han construido costaneras y hermoseado su entorno, dado el exponencial aumento del turismo, Coñaripe no llegaba a terreno a causa de verse obligados a considerar el porcentaje de insatisfechos con todo o conservacionistas que se expresan en redes sociales en contra de cualquier cosa, sin fundamentos reales o una visión de futuro del balneario, sin comprender que su principal sustento es el Turismo, los emprendimientos de calidad en contraposición a la cantidad y la unicidad de sus productos y servicios en contraposición al crecimiento sin límites de la producción de basura.

MEDIDAS POPULISTAS
Contrariamente a esta intervención profesional del MOP en la costanera del balneario, hace algunos años, políticos locales hicieron entrega de espacios públicos de Bienes Nacionales a orillas del lago – sector norte llamado «terreno congelado»- de forma «concesionada» a diversas organizaciones locales, entre ellas; comunidades, iglesias y clubes deportivos que han terminado en viviendas permanentes, cocinerías y estacionamientos con fines comerciales no definidos, mas que lugares de uso abierto a toda la comunidad como lo son las plazas, las veredas y las costaneras. Demostración ésta de una clara gestión corporativista y subsidiaria en contraposición al derecho ciudadano de todos.

TURISMO SUSTENTABLE O FORESTALES O SALMONERAS.
Los lagos Pellaifa y Calafquén son el sueño de Salmoneras dada sus aguas limpias, lo mismo las forestales estarían al acecho de reinventarse en una región cercana a glaciares que serían el sustento de una industria que crece y avanza por lógica hacia el sur dado el cambio climático.
A sabiendas, Coñaripe es el «balneario» mas visitado de la comuna de Panguipulli, supera todas las estadísticas regionales de visitas e ingresos económicos por turismo. Su base de sustento son precisamente sus bondades geográficas locales exacerbadas en su paisaje, sus recursos naturales, su lago, termas, ríos, volcanes flora y fauna y sus gestores, habitantes e inversionistas locales.

Evitar la construcción de un alcantarillado creando un sistema comunitario de extracción de residuos sanitarios y la prohibición de fosas sépticas vivas sin un tanque o receptáculo en todas las viviendas será ejemplar para evitar la contaminación del lago en los próximos años.

Así bien, una forma de proteger y conservar las bases de sustento locales es regulando su uso y acceso. Hacer de la costanera un paseo peatonal, poner luminarias y un muelle para bañistas a la playa evita el mal uso nocturno, la usurpación comercial corporativista y asegura la convivencia y el buen vivir la limpieza e higiene y su mantención, creando de ella un espacio de convivencia y no un botadero del consumismo.
Está en las manos de los sostenedores de la Comuna y sus habitantes, salvar su territorio del turismo masivo, de las forestales, las salmoneras y la inmigración climática delimitando su uso y regulando su uso territorial, de recursos y económico con unidad de criterios y un plan de acción que evite convertir la localidad en fuente extractiva, la Cartagena del sur o un territorio estéril y camino al desastre y el abandono como ha sucedido con otros lugares de Chile.

Francisco de Rojas
Coñaripe mayo 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − dos =