Agricultoras de Futrono se capacitan en poda de formación en las principales especies de berries

La actividad organizada por el INIA, con financiamiento del Gobierno Regional de Los Ríos a través del programa Zonas Rezagadas, se realizó con la colaboración del Prodesal de la comuna.

Durante el mes de agosto se realizó el taller poda de formación para 7 especies de frutales presentes en la unidad demostrativa ubicada en la comuna de Futrono, actividad organizada por el Programa de Desarrollo Hortofrutícola etapa 2, ejecutado por INIA y financiado por el Gobierno Regional de Los Ríos a través del programa Zonas Rezagadas.

Luego de dos meses en fase 1, las agricultoras beneficiarias del programa retomaron las actividades presenciales, en un taller práctico realizado en coordinación con la consultora Global Berries.

Andrea Santana, ingeniero agrónomo y coordinadora del programa ejecutado por INIA, señaló que “durante el año 2021 debido a la condición sanitaria, una parte importante de las capacitaciones programadas se ha realizado de manera virtual, a través de charlas grabadas, podcast, material escrito, entre otros productos enviados a los beneficiarios a través de WhatsApp con la colaboración de los equipos técnicos comunales. Sin embargo, la capacitación en poda de formación para las especies frutales presentes en el huerto como son arándano, zarzaparrilla, grosella, maqui, sauco, murta y frambuesa, era una actividad critica que debíamos realizar con los agricultores en terreno”.

La profesional del INIA añadió que “en esta actividad todos los agricultores recibieron una inducción en cada especie, analizaron las plantas e identificaron los puntos a eliminar para posteriormente realizar la poda”.

Al respecto, Rudy Quezada, asesor de la consultora Global Berries, destacó que “la poda en frutales menores como arándanos, maqui, zarzaparrillas, grosellas, es muy importante en los primeros 2 a 3 años, ya que se realiza la formación del arbusto y determina el crecimiento, para luego a partir del año 4 realizar podas de fructificación y renovación, manteniendo un equilibrio entre crecimiento y producción”.

A su juicio “es importante considerar que con la poda se determina y regula la cantidad de frutos a producir y la calidad de estos. Para el caso de las frambuesas se realiza poda de formación los dos primeros años, logrando determinar la línea de plantación y número de cañas por metro lineal, a contar del tercer año ya con la línea de plantación definida y alcanzado el número de cañas esperado, se realiza anualmente el reemplazo de cañas”.

Ximena Brana, beneficiaria del programa y propietaria del terreno donde se encuentra ubicada la unidad demostrativa, se manifestó feliz con la capacitación, “estábamos esperando el cambio de fase para poder hacer la actividad, la que ha sido muy provechosa para todas las agricultoras que pudieron asistir ya que así mejoramos la producción y sanidad de nuestros frutales”.

Para Andrea Santana de INIA “las distintas instancias de capacitación generadas con el programa de Desarrollo Hortofrutícola Etapa 2, buscan que los agricultores rescaten lo aprendido y lo pongan en práctica en sus huertos para así potenciar el rubro frutícola y generar nuevas oportunidades de ingreso para los agricultores de la Región de Los Ríos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − diez =